sábado, 10 de febrero de 2018

Cada cosa a su tiempo...Cabeza en el Ciclismo de Base, Por favor


Con el comienzo de la temporada de Escuelas y del resto de categorías de base a la vuelta de la esquina, me gustaría hacer una serie de reflexiones, con humildad pero desde la experiencia de unos cuantos años; Primero como padre de 2 corredores que han pasado por estas etapas, que ha cometido errores y los asume...errores más propios de la ceguera que produce el que estén involucrados los tuyos que del desconocimiento. Segundo como espectador de multitud de competiciones de estas categorías que ha visto cometerse aberraciones impropias de la edad de los participantes, del tipo de pruebas y  transcendencia que realmente tienen. En tercer lugar como Técnico Deportivo Superior y Entrenador Nacional (aunque no sea en este deporte) que sabe de los problemas físicos (e incluso psicológicos) irreversibles que se pueden ocasionar por un entrenamiento o comportamiento inadecuado a según qué edades. Y por último, como persona inquieta que gusta de bucear por las opiniones de gente que está acostumbrada a trabajar con ciclistas de estas edades, y cuyos resultados tanto deportivos como humanos han sido más que satisfactorios.



De inicio, me gustaría dejar claros algunos de los diversos y abundantes beneficios que pueden traer a nuestros jóvenes ciclistas el practicar el deporte de la bicicleta desde edades tempranas, lógicamente siempre y cuando se realice de manera óptima.

1º. La combinación de realizar una actividad física y divertirse con ella ayuda a la formación personal del/la joven

2º. Está demostrado científicamente que el ciclismo reduce la ansiedad y el estrés, y que en edades tempranas es ideal para los niños hiperactivos

3º. Es un excelente deporte para disfrutar de la naturaleza desde pequeños

4º. En edades tempranas, dado que es un deporte que no se oferta en actividades extraescolares en colegios, potencia la convivencia en familia, siendo frecuente ver padres practicando ciclismo con sus hijos

5º. El ciclismo es uno de los deportes en el que se fomentan en mayor medida valores como el respeto, compañerismo, disciplina y tolerancia


6º. Crea hábitos sanos y favorece fisiológicamente al individuo, como por ejemplo en el aumento de la capacidad respiratoria, fortalecimiento de huesos, y refuerzo del sistema inmunitario. Además combate un problema muy común en edades tempranas, la obesidad

7º. La práctica del ciclismo mejora el desarrollo emocional en la etapa infanto-juvenil, dotando al practicante de algo tan importante como la autoconfianza, la cual aumenta de manera exponencial

8º. Además favorece el desarrollo intelectual, encontrándose quien lo practica con la obligación de la toma constante de decisiones...en la mayoría de ocasiones en fracciones de segundo

9º. En edades próximas a la adolescencia aleja de conflictos, así como de hábitos y prácticas poco saludables

10º. La competición en sí, en categorías cercanas a la mayoría de edad, es una preparación y simulación de la vida en general, con múltiples piedras en el camino para llegar a alcanzar las metas propuestas


Una vez analizados los beneficios, me gustaría no pasar por alto algunos de los perjuicios (que también los hay), y que pueden ser causados al ciclista tanto por padres, como entrenadores e incluso propios compañeros.

En primer lugar debemos tener claro que entrenar al niño como si fuera un adulto es un grave error. Si pensamos que es así como conseguiremos que se convierta en un campeón estamos muy alejados de la realidad. Tal vez brille unos meses...una temporada...dos...pero a la larga, o bien se puede quedar sin margen de mejora, o incluso puede llegar a detestar este deporte y abandonarlo definitivamente. Lo fundamental, sin duda alguna, es divertirse y disfrutar sobre la bicicleta (si se gana fenomenal, a nadie le amarga un dulce, pero ese no debe ser el fin, por lo menos hasta categorías como cadetes), y en las Escuelas de ciclismo se deben desarrollar principalmente aspectos técnicos y de habilidad sobre la bici antes que fomentar la competitividad por encima de todo.


Ahondando en lo anterior, un error muy común en edades tempranas (chicos y chicas de menos de 13 años) es hacerles acumular kilómetros en las piernas "sin ton ni son", cuando está demostrado que lo ideal hasta esa edad es no hacer más de 30 kms por salida, pues disponen de pocas reservas de glucosa, muscularmente no están formados, y las hipertrofias ventriculares del corazón se convierten en algo muy habitual y que, desgraciadamente, les marcará para siempre. El cómo debe realizarse el entrenamiento a esas edades se resume rápido...ha de ser corto pero intenso.

Me gusta mucho una valoración realizada por el Dr. Istvan Bayi, que resume con una sola frase en este cuadro el entreno por edades y sexo


El programa de este canadiense es muy conocido y refleja cual debiera ser la realidad de cara al entrenamiento de los más jóvenes en el deporte en general y el ciclismo en particular. Desmenuzándolo un poquito más quedaría así:

1. FUNdamentos

Balyi remarca en mayúsculas las tres primeras letras del nombre de la primera fase de iniciación (en inglés FUNdamental), haciendo hincapié en lo lúdica y divertida que debe ser esta fase, ya que fun en inglés significa divertido.
Edad: Chicas 6-8 / Chicos 6-9.
Criterio: edad cronológica.
Objetivo: Entrenador: motivar y reforzar.
                 Deportista: experimentar y divertirse.
Énfasis: Habilidades motrices fundamentales y coordinación, equilibrio, agilidad, velocidad, orientación.
Organización: No hay periodización del entrenamiento, se programa en función del calendario escolar. Entrenamiento polideportivo y coeducativo, la competición no debe aparecer.


 

2. Aprender a entrenar

Edad: Chicas 8-11 / Chicos 9-12.
Criterio: Edad biológica.
Objetivo: Entrenador: enseñar.
                Deportista: atender.

Énfasis: habilidades motrices básicas como desplazamientos, saltos, giros, lanzamientos, recepciones. También, coordinación, equilibrio, agilidad, velocidad, orientación.
Organización: periodización simple, todavía adaptada al calendario escolar. Entrenamiento coeducativo. Ratio entrenamiento competición 80/20



3. Entrenar para entrenar.

Edad: Chicas 11-15 / Chicos 12-16.
Criterio: edad biológica.
Objetivo: Entrenador: entrenar.
                Deportista: entrenar.

Énfasis: habilidades motrices específicas, técnicas y tácticas ciclistas. También las capacidades físicas básicas: Resistencia, fuerza, velocidad y flexibilidad.
Organización: periodización simple, no se ciñe exclusivamente al calendario escolar. Ratio entrenamiento competición 70/30



4. Entrenar para competir.

Edad: Chicas 15-17 / Chicos 16-18 (a partir de cadetes aproximadamente, no entran en escuelas de ciclismo)



5. Entrenar para ganar.

Edad: Chicas +17 / Chicos +18 (después de cadetes aproximadamente, no entran en escuelas de ciclismo)



Debemos considerar, asimismo, que el ciclismo es un deporte peculiar a la hora de entrenar, pues no todos los jóvenes corredores lo hacen en las mismas condiciones, como sí pasa en otros deportes en los que el equipo al completo se junta 2, 3, 4 días por semana para entrenar bajo la dirección de un entrenador...Aquí se puede dar la circunstancia de que los chicos y chicas corran en un equipo que si entrenen juntos, o lo hagan por libre, en un conjunto con pocos integrantes que no entrene entre semana, o que sea de una localidad lejana a la del equipo y no pueda acudir, por lo que la figura de los padres adquiere mayor relevancia si cabe que en otros deportes, pero esa relevancia hay que entenderla bien y que estos no adquieran responsabilidades que no les corresponden.

Cuando el chico compita en un club y entrene con sus compañeros entre semana, los padres deberían mantenerse al margen y confiar en el personal asignado para impartir esos entrenos, sin inmiscuirse en sus asuntos y no mandando mensajes contradictorios a su hijo. Si no se está de acuerdo en algo se habla con los responsables, y si al final de la campaña, u otro momento, no se está a gusto (sobre todo el chico, no nosotros) seguro que habrá más equipos a los que pueda acudir, no debe haber mayor problema.


La mayor complicación viene cuando el chaval ha de entrenar por su cuenta...ahí aparecen esos padres con complejo de entrenador o ciclista frustrado, que quieren, en muchos casos, que sus hijos sean quienes consigan aquello que ellos no han podido realizar...eso se llama proyectar, y es una grave equivocación que puede hacer que el ciclista lo deje o tenga una confusión y bloqueo de dimensiones extraordinarias, además del daño físico que se le puede causar como antes hemos mencionado. Los entrenamientos serán los que nos indique el entrenador o monitor, y si no se tiene, por favor, cabeza y coherencia. El ciclismo es un deporte muy bonito, espectacular, que engancha, y los chicos van a disfrutar practicándolo, pero si no lo hacemos bien pueden acabar odiándolo. Debemos ser conscientes que para la gran mayoría (el 99% de los que coincidan en competiciones) el ciclismo será un hobbie el día de mañana, que les hará pasar ratos muy buenos, con el que harán amistades, disfrutarán, competirán...y hasta podrán ganar en unos u otros niveles...pero será solo un HOBBIE. Únicamente el otro 1% llegará a ser Profesional y vivir de esto...no quiero quitar ilusiones a nadie pero eso es así, y cuanto antes nos demos cuenta mejor. Además, si el objetivo es que nuestros hijos lleguen a profesionales (craso error), os diré una cosa, mismas posibilidades existen de que lo consiga uno que ha empezado a los 7 años a competir, que uno que comenzó a correr en categoría cadete, y aquí en Aragón tenemos una buena muestra de ello. De los corredores que han pasado este año a Pro, por ejemplo Fernando Barceló empezó  muy jovencito, todo lo contrario que Jaime Castrillo, que hasta su etapa cadete jugaba al baloncesto...En el deporte en general y en el ciclismo en particular no hay nada escrito



Por último finalizar recalcando estas reflexiones personales, luego cada uno que haga lo que considere oportuno:

-En edades tempranas los niños no deben especializarse en un solo deporte, creo que es bueno que toquen varios palos y decidan por si mismos que es lo que más les gusta o se adecua a sus cualidades cuando ya se acerca la etapa de Cadetes (nosotros estaremos cerca, ojo avizor, pero como meros observadores)

- Los Monitores y Directores deben tomarse muy en serio su labor en todos los aspectos, ya que tienen entre manos una responsabilidad muy importante en una etapa de la vida que marca para siempre, y son vistos por los corredores, en muchos casos, como un referente no solo deportivo sino vital. Con niños, quien quiera jugar al Pro-Manager que se ponga la vídeo-consola en casa y se lo pasará muy bien (no vale el "es que no cobro". El que esté al mando de gente joven debe ser coherente, tener empatía con los chavales y hacerlos crecer deportiva y humanamente)

-El respeto hacia los árbitros debe ser absoluto por parte de todos los implicados: corredores, padres, entrenadores, etc... A veces nos metemos donde no nos llaman (me incluyo) y no dejamos trabajar con tranquilidad a los Jueces. Errores tendrán, como todos los tenemos, pero últimamente se han puesto en tela de juicio muchas actuaciones arbitrales en Competiciones en las que deberían pasar inadvertidos por la intrascendencia de los resultados, por ejemplo en las Reuniones de Escuelas. Seamos cabales, no trasmitamos esas malas sensaciones a nuestros hijos, y cuando haya algo que reclamar que lo hagan las personas habilitadas para ello, Monitores y Directores.

-En estas edades lo que hoy es blanco mañana es negro y viceversa. Los chicos están en continuo crecimiento, unos más desarrollados que otros, y quien en Marzo parece que con 25 años ganará el Tour (por sobre-entrenamiento o simple desarrollo prematuro que le hace ser más fuerte físicamente), al año siguiente se ha quedado por detrás de otro que no levantaba un palmo del suelo y ha pegado el cambio física y mentalmente. Por lo tanto cautela, y dejemos que la naturaleza, acompañada por un entrenamiento bien dirigido y con una metodología acertada, hagan el resto.

-Los demás competidores son chavales, igual que nuestros hijos, que se están esforzando al máximo en cada prueba, por lo tanto respeto para todos ellos; sean "mejores", "peores", mas guapos, mas altos o más bajos...Respeto

-Llegados a categorías como Cadetes y Júnior exijamos, igualmente también, a los chavales (si realmente se sienten a gusto en este deporte y lo elijen por propia voluntad) una disciplina y compromiso importante para con el entrenamiento metódico, con sus compañeros, Entrenadores, y también con los Patrocinadores que ponen su dinero en este deporte. Es momento de que vayan aprendiendo lo sacrificado que es el ciclismo, y que ese sacrificio, en uno u otro modo, tendrá su recompensa si se es constante. Se les debe exigir seriedad y, como he dicho antes, compromiso

En definitiva, podría estar escribiendo horas sobre este tema, quedan muchos aspectos que tocar en el tintero, pero al menos he querido acercar un poco la realidad del ciclismo base y como podemos ayudar al crecimiento óptimo de los nuestros. Repito, yo he cometido errores...¿Quereis cometerlos vosotros también?








SALUDOS Y GRACIAS








No hay comentarios:

Publicar un comentario